Recuerdan con un altar al intendente que se mató cuando podaba un árbol

En la tradición de honrar a los muertos con un altar que recuerde el paso de una persona por este mundo, la comunidad escolar de la secundaria Manuel Sandoval Vallarta montó tres de estos efímeros monumentos en memoria de dos trabajadores jubilados y uno que murió trágicamente en el cumplimiento de sus actividades dentro del plantel.

El primero de estos altares, de inspiración prehispánica (formado con aserrín de colores directamente sobre el piso), estuvo dedicado a J. Concepción Romero Toribio, quien desarrolló una incansable labor como promotor y entrenador deportivo en esta escuela y en instituciones como la Universidad de Colima. El recordado Tori trabajó 30 años en la secundaria como intendente. Falleció el 17 de agosto pasado.

Humberto Martínez Santana, cuyo deceso acaeció el 27 de octubre de este año, trabajó como prefecto hasta que se jubiló después de treinta años de servicio. Los alumnos de primer año le dedicaron un altar tradicional con la comida que más le gustaba y algunos objetos personales.

Finalmente, muy emotivo resultó el altar dedicado a Alfredo Álvarez, quien falleció en circunstancias trágicas en julio de 2016. Los estudiantes y los maestros habían asistido a una ceremonia cívica y Alfredo estaba solo en la escuela. Murió al caer de una escalera cuando estaba podando un árbol. Y no hubo nadie que se percatara del accidente hasta unas horas después.

Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *