Colima hace historia al otorgar Derechos a la Naturaleza: Blanca Livier Rodríguez

El Congreso del Estado de Colima aprobó por unanimidad una vanguardista iniciativa de reforma a la Constitución Estatal  que otorga derechos a la naturaleza al considerarla ya no como objeto sino como sujeto de derecho.

La iniciativa fue presentada por la diputada morenista, Blanca Livier Rodríguez Osorio, quien señaló que “esto significa un cambio de paradigma enorme y un parteaguas. Puede parecer que no es gran cosa, pero en el fondo esto va a tener implicaciones muy importantes en la preservación de nuestro medio ambiente.

La ley, que aunque ya fue aprobada por el Congreso requiere todavía de la votación de  la mayoría de los ayuntamientos para su aprobación definitiva, reforma los artículos 2 y 16 de la Constitución local, y entre las diversas disposiciones que engloba señala que “la naturaleza, conformada por todos sus ecosistemas y especies como un ente colectivo sujeto de derechos, deberá ser respetada en su existencia, en su restauración y en la regeneración de sus ciclos naturales, así como la conservación de su estructura y funciones ecológicas (…) La biodiversidad, los ecosistemas naturales, el patrimonio genético y las especies nativas son bienes comunes y de interés público, por lo que su aprovechamiento será en los términos que la ley lo señale; su protección, preservación y recuperación es corresponsabilidad entre los sectores público, privado y social”.

“En otras palabras, esto significa que para que alguien pueda hacer uso de un bien forestal, por ejemplo, va a tener que garantizar a fuerzas que se cumplan los ciclos de restauración y regeneración , porque ya será un mandato constitucional” señaló la legisladora, quien es presidenta de la Comisión de Protección y Mejoramiento Ambiental.

Otro punto relevante en la ley es el que contempla a las ecotecnologías aplicadas, señalando que el Estado deberá promover el derecho a su uso y acceso para garantizar que las necesidades humanas se satisfagan con un mínimo impacto ambiental.

Además, la ley reconoce a los animales como seres sintientes y se prevé que su protección, cuidado y conservación será responsabilidad de todos.

Blanca Livier señaló que debemos estar conscientes de que toda especie y todo ecosistema están profundamente entrelazados en nuestro planeta y que prácticamente todos dependemos de la naturaleza,  por lo tanto, ningún interés, ya sea económico o político, deberá estar por encima de los intereses y derechos de esta.

Así entonces, con este paso vanguardista en materia jurídica en la definición y distinción de los denominados derechos de cuarta generación, Colima se une a una selecta lista de estados nacionales como Guerrero y CDMX -o Colorado, en Estados Unidos- en dar este paso constitucional al frente al hacer a la naturaleza un sujeto de derechos en sus respectivas constituciones locales, como lo han hecho incluso otras naciones como Ecuador y Bolivia en sus constituciones federales; así como casos similares tales como las naciones de Nueva Zelanda, que le otorgó personería jurídica a su río Whanganui, justo como lo hizo Colombia con su Río de la Plata.

Al respecto, la diputada morenista, además presidenta de la comisión de Protección y Mejoramiento Ambiental manifiesta sentirse muy orgullosa y emocionada, pues considera que Colima ahora podrá ser considerado como un referente nacional para que otros congresos puedan sumarse a este importante paso que como humanidad debemos seguir dando ante la actual situación de emergencia en materia ambiental. Así entonces espera que, así como ella se influenció en los estados ya antes mencionados para elaborar su propuesta, ahora Colima sea tomado en cuenta para las reformas venideras en distintos estados tanto dentro como fuera de México.

Además, Blanca Livier reconoció el apoyo y asesoría que distintas asociaciones y colectivos ambientalistas le otorgaron para la elaboración de esta reforma constitucional, como lo fueron El Deber es Nuestro, Empoderamiento Climático y Earth Law Center, para fortalecer y perfeccionar aun más esta propuesta con el fin de plasmar en ella un espíritu y una perspectiva ambientalista que la propia diputada ha reconocido hacían falta en muchas de nuestras leyes viejas en materia ambiental. Por eso, considera que este gran paso que da con la reforma constitucional es apenas el comienzo para una nueva era legislativa a favor de la naturaleza, que le permitirá ir de lo general a lo específico en su propia agenda legislativa-ambiental que alimentará siempre con la voz y opinión de los expertos ambientalistas, con ejercicios de verdadera participación ciudadana.

Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *