CHAMBA EN EL GOBIERNO

Cuando Murillo Camarotto era corresponsal del periódico Valor Econômico en el noreste de Brasil, consumía ávidamente la prensa local. Sin embargo, en los cinco años que estuvo en esa región (2009 a 2014) notó en los principales estados una fuerte disminución en la producción periodística.

La información había alcanzado su pico coincidiendo con el auge de la economía brasileña en la primera década del siglo XXI, pero la crisis económica que siguió, junto con la crisis del periodismo tradicional en sí, resultó en un debilitamiento brutal de la cobertura local.

Así lo narra Júlio Lubianco en el artículo ‘Falta de oportunidades y crisis de medios lleva a periodistas a trabajar para quienes solían monitorear: investigación en Brasil’, publicado en el blog Periodismo en Las Américas (https://knightcenter.utexas.edu/es/blog/00-21501-falta-de-oportunidades-y-crisis-de-medios-lleva-periodistas-trabajar-para-quienes-soli).

Lubianco entrevistó a Camarotto para el Centro Knight para el Periodismo en las Américas (Knight Center for Journalism in the Americas), con sede en la Universidad de Texas, en Austin. Y en la conversación Camarotto refiere cómo, con su ojo de reportero capacitado, notó una curiosa tendencia: la partida de periodistas de alto nivel de las redacciones para unirse a los equipos de comunicación de los gobiernos de la región.

La curiosidad se convirtió en investigación y en un proyecto académico realizado en el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (Reuters Institute for the Study of Journalism) en la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

DESIERTOS DE NOTICIAS

El estudio publicado este mismo año “revela un escenario aterrador, especialmente cuando se considera que esa región es donde los desiertos de noticias son más frecuentes en el país”.

En los diez años analizados, de 2008 a 2018, 262 periodistas dejaron dos de los periódicos más grandes del estado de Pernambuco: Diário de Pernambuco y Folha de Pernambuco.

De estos, dice la encuesta, publicada en inglés, 202 fueron localizados por Camarotto, quien descubrió que la mayoría de ellos (38%) fueron a trabajar para “autoridades locales: gobernadores, alcaldes, diputados, concejales, secretarios de estado, etc.”

En la entrevista, Camarotto habla sobre los resultados de su investigación, los efectos negativos del fenómeno que identificó para el periodismo como fiscalizador del poder y algunas sugerencias para recuperar la relevancia de la prensa local:

“La idea de la investigación –dice el periodista brasileño– surgió cuando era corresponsal de Valor Econômico en la región Nordeste entre 2009 y 2014, un periodo de grandes transformaciones económicas y sociales en Brasil. Consumía mucho la prensa regional y pude percibir, con el avance de la crisis de la industria de los periódicos, una fuerte caída en la cobertura local y la gran reproducción de noticias nacionales e internacionales en los periódicos locales. Hice un proyecto de investigación y fui seleccionado por el Reuters Institute for the Study of Journalism en la Universidad de Oxford”.

Lo que Camarotto descubrió en su investigación es que los periodistas que abandonaron las redacciones “fueron a trabajar no solo para el gobierno de Pernambuco, sino también para los políticos locales”.

“Básicamente fueron atraídos por condiciones de trabajo un poco mejores. Una ligera mejora fue suficiente para sacarlos de las redacciones. Las razones varían desde la falta de perspectivas laborales hasta la insatisfacción con el pago.

“Muchos también mencionaron una creciente falta de libertad, con dificultades para publicar historias críticas. Por lo tanto, la oferta proveniente del sector público fue muy tentadora. Y la mayoría finalmente sucumbió por la estabilidad, el pago y finalmente se movió al otro lado. El resultado a lo largo del tiempo se ha percibido claramente en las páginas de la cobertura que se realiza”.

UNA PEQUEÑA MEJORA

¿Y en qué consistía esta ‘pequeña mejora’?

“A veces, [era suficiente] un aumento salarial del 10% al 20%. Una cosa así no va a hacer un gran diferencia en la vida financiera de la persona. Además, muchos dijeron en la encuesta que los periódicos mismos prácticamente estaban expulsando a la gente. Algunos jefes les decían: ‘mira, si tienes una oferta de otra parte, acéptala, porque la situación aquí es horrible, no hay condiciones de dar un aumento, no podemos prometer nada’. Y luego, el gobierno y los políticos lo vieron como una oportunidad para atraer principalmente a los periodistas más críticos”.

El colmo es lo que, en la primera o segunda entrevista, un periodista le dijo a Camarotto: ‘comparado a cuando era periodista, hoy en día es mucho más fácil publicar un comunicado de prensa’.

“Esto se debe en parte a la gran dependencia [financiera] que los periódicos tienen del gobierno, pero también del reemplazo de periodistas más experimentados y más exigentes por los más jóvenes –acota el investigador de Oxford.

“Él dijo: ‘mire, con mi experiencia como reportero, hoy puedo incluir en los periódicos más o menos todo lo que mi cliente quiere’. En este caso, el gobierno y los políticos”.

NO VEN CONDICIONES

¿Cuántos de esos periodistas estarían dispuestos a regresar a los diarios si tuvieran alguna mejora en sus condiciones de trabajo?, pregunta Lubianco.

“Hay una pregunta en la encuesta que es si tienen la intención de regresar al periodismo en algún momento y el 75% respondió que no tienen la intención de regresar a una sala de redacción [el 15% admite regresar dependiendo de las condiciones]. Ellos hablan no de una falta de amor por el oficio, sino de la falta total de perspectivas. Nadie cree que la industria se recuperará hasta el punto de poder ofrecer a estas personas lo mínimo que desean para volver. Un salario razonable y un poco de libertad no es una solicitud alucinante, ¿verdad? Pero la decepción es muy grande y esto fue muy sorprendente durante las entrevistas”.

NO HAY FISCALIZACIÓN

Júlio Lubianco explica que la edición más reciente de Atlas de la Noticia (Atlas da Notícia) muestra que el noreste de Brasil es donde está la mayor proporción de municipios considerados desiertos de noticias, es decir, sin un solo medio periodístico.

“¿Te imaginas poner medios locales que no hacen periodismo local en esta cuenta? Creo que aumenta el número de brasileños que viven en desiertos de noticias. Este es un caso claro que está en la investigación.

“Hace diez años, por ejemplo, la cobertura local de un periódico regional era del 60% en política y se redujo al 20%. Entonces, aunque en este caso el medio existe, ya no cubre el poder local, ya no lo está fiscalizando.

“Es curioso que estemos hablando de esto [la entrevista se realizó el sábado 14 de diciembre], porque tenemos un ejemplo muy reciente. Folha de S. Paulo informó que el gobierno de Pernambuco realizó una maniobra contable para permitir el pago de súperremuneraciones a los jueces del Tribunal de Justicia del estado. Y los dos periódicos locales no le dieron una sola línea.

“Una persona no puede vivir sin agua y sin comida, pero sin noticias vive. A la larga, la sociedad se acostumbra a vivir sin información confiable. Para mí, el efecto sobre la democracia es tremendo. Es una cosa aterradora”, sentencia Camarotto.

SER LOCAL Y RELEVANTE

Ante este panorama, ¿la investigación permite identificar caminos para comenzar a recuperar el periodismo local?, pregunta finalmente Lubianco.

“El escenario es de hecho bastante complicado. Pero podemos decir que hay formas, ¿verdad? En el caso de los periódicos locales, entiendo que la primera lección es volver a ser local. A pesar de las dificultades operativas y financieras, los reporteros tienen que estar en la calle escuchando a la gente sobre los problemas de la comunidad, fiscalizando el poder, fiscalizando los tribunales y aportando información relevante.

“El segundo paso en mi opinión es volver a ser relevante. No es fácil, por el contrario, pero algunos modelos ya se están probando en Europa y Estados Unidos, algunos con bastante éxito. En América Latina, el orden del día es aún sobrevivir, pero la tendencia creciente de ofrecer fondos para el periodismo independiente, por ejemplo, creo que puede ser un factor muy importante en el comienzo de una recuperación en el periodismo local”, concluye Murillo Camarotto.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com.

Comentarios

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *