EL CAMBIO PENDIENTE

¿En el gobierno de López Obrador hay de verdad mayor libertad de prensa y de expresión?

¿Qué efectos ha tenido la mañanera para cambiar las reglas del juego entre la prensa y el poder político?

¿Ha cambiado la correlación de fuerzas en un periodismo convencional basado en la existencia de grandes corporativos?

¿Se están cumpliendo las expectativas sociales de cambio en los medios de comunicación y en la manera de hacer periodismo?

Las preguntas las hace Julio Hernández López a Alejandro Páez Varela, su último invitado de la emisión de viernes por la noche denominada ‘Hasta que el sueño aguante’ de Julio Astillero, que el 3 de julio de 2020 estuvo dedicada a analizar los temas más actuales del periodismo (https://www.youtube.com/watch?v=Ain4dDNdazc).

Páez Varela, quien cerró la tanda en un elenco que integraron Rogelio Hernández López, Ana Lilia Pérez, Adriana Buentello, Alejandro Meléndez y Álvaro Delgado, responde:

“Cambio no hay. Y es una desgracia porque, teniendo la oportunidad López Obrador no lo provocó”.

NOS VEMOS A LA SALIDA

“Lo primero y más importante: si emprendes una campaña en contra de la prensa es para provocar un cambio, ¿pero en qué?, reclama Páez Varela.

“Si simplemente vas a provocar a la prensa para seguir jugando el papel de opositor, para denunciarla en lugar de utilizar las herramientas que tiene el Estado para provocar un cambio, ¿entonces para qué tanto show?

“Esa guerra del Presidente contra la prensa está perdida. López Obrador la perdió desde que la empezó. Los medios son pillos y saben sobrevivir. Han sobrevivido toda la vida. Andrés Manuel perdió esa guerra cuando olvidó que él va a durar seis años y los medios van a estar ahí las próximas dos décadas… denostándolo.

“Es, además, una guerra que se le salió de las manos. Cada vez más profunda y más sangrienta, no sólo es cada vez menos constructiva: la desacreditación va de un lado a otro y los dos bandos van a salir dañados.

“Pienso en tres columnistas que están a diario atizándole a López Obrador. Ya no es un asunto de información, sino de atacarlo porque lo odian. El Presidente también los aborrece y se los dice a cada rato. Pero mientras Andrés Manuel se va a ir dentro de cuatro años y medio, ellos se quedarán. La historia de la pelea entre políticos y periodistas se resume en una frase escolar: ¡Nos vemos a la salida!”

LEY CHAYOTE, VIGENTE

“AMLO perdió por anticipado una guerra que, por lo demás, no lleva a ningún lado –reitera Alejandro Páez Varela–. Y pongo un segundo ejemplo de cambio fallido: ¿por qué sigue ejerciendo la ley chayote?

“Yo no defiendo a los chayoteros, los he aborrecido profundamente toda mi vida porque desvirtúan mi oficio.  Pero la ley chayote rige actualmente la entrega de la publicidad oficial. La hizo Peña y la aprobó Morena en el Senado de la República.

“La 4T podría haberla cambiado pero, al contrario, se beneficia de ella. La Presidencia de la República usa la ley chayote para repartir de manera discrecional el gasto en publicidad.

“Tanto deseo de destrucción, ¿para cambiar qué? Creo que en el INAI hay una mafia incrustada, pero ¿la vas a demoler para propiciar qué cambio? Lo mismo pasa con la prensa.

“A pesar del discurso y más allá de lo que se dice en la mañanera, la estructura de relación económica de los presupuestos de publicidad del gobierno federal siguen favoreciendo a ciertos grupos corporativos en radio, televisión y en prensa.

“El esquema de esa relación se testerea pero no se cambia. Nada hay que esté profundizando un cambio verdadero, solamente hay discurso.

“Para la gente que no conoce la entraña, es muy emocionante que el Presidente diga algo contra los chayoteros. Se encienden los chats en YouTube, pero abajo siguen operando con la ley chayote”.

Los medios más beneficiados por el reparto de la publicidad oficial son Televisa, TV Azteca y La Jornada. Este periódico “supone un vicio mayor, mucho más patético que el de las televisoras, porque La Jornada es de la amiga del presidente”: Carmen Lira.

“¿Cuál es el cambio si la asignación sigue siendo discrecional?”, se pregunta el director de Sin Embargo.

NO SORPRENDE LA I. A.

Hace veinte años ni hubiéramos imaginado este nuevo ecosistema comunicacional, reflexiona Julio Astillero. No existían entonces compañías como Facebook, Twitter o YouTube.

Si bien la comunicación es innata y perenne dentro de la condición humana, las profesiones de la comunicación no lo son. Tampoco lo son canales ni productos de comunicación. Algunos nacen, otros mutan y los más mueren.

En ese sentido, ¿la inteligencia artificial terminará matando al periodismo en 20 o 30 años? ¿Habrá una conjunción simbiótica entre la inteligencia humana y la inteligencia artificial, en donde esta última sea una herramienta que ayude a hacer mejor periodismo? O, en todo caso, ¿las máquinas y los algoritmos terminarán reemplazando a los oficiantes del periodismo y a los periodistas profesionales?

Páez Varela responde a esas inquietudes:

“No tengo cuenta en Amazon, porque un día no me gustó lo que me llegó y no pienso hacer más rico a Jeff Bezos. Soy un consumidor que no compra: entro, veo y si algo me gusta lo pido en otra parte. Pero eso me ha permitido entender cómo funciona la inteligencia artificial en el comercio electrónico.

“Cada vez que entro, Amazon me muestra lo que ya vi. Me va alimentando a partir de mis propios gustos. No me aporta ninguna sorpresa. Y lo mismo pasa en nuestra industria” con los algoritmos usados para predecir el interés del internauta en ciertos temas.

“El periodismo es la industria de la sorpresa y la inteligencia artificial se alimenta en realidad de lo que sabe de ti. No puede sorprenderte. Puede ser que la inteligencia artificial aprenda de ti, pero nunca te va a sorprender. Ese es nuestro oficio, sorprenderte: poner en la mesa lo que tú no sabes”.

MEJORES PRÁCTICAS

En las redes sociales se habla de tuits pagados, ¿también los periodistas deben decir abiertamente cuando una nota es pagada?

“Claro, por supuesto, en las mejores prácticas periodísticas eso ni siquiera está en duda. Tenemos la obligación de decirlo. Algunos medios lo han hecho de una forma o de otra: ahora se le pone ‘contenido creativo’, antes era ‘publicidad redaccional’ y en los impresos se usaba una tipografía distinta o se dejaba para las últimas páginas de las revistas. En las mejores prácticas se hacía antes y se tendría que hacer ahora”.

PROFESIONAL CON ACENTO

Una de las características que el televidente reconoce de inmediato en Alejandro Páez Varela es su marcado acento chihuahuense. Aunque cuando habla con su madre ella se burla de él porque “ya hablo como chilango”. El periodista dice que cuando quiere recuperar el tono norteño no es necesario viajar a su tierra. Basta hablar con su madre por teléfono y el acento le dura tres días.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com.

Comentarios

2 comentarios

  1. Hello There. I discovered your blog the usage of msn. That is a really smartly written article. I will make sure to bookmark it and return to learn more of your useful information. Thank you for the post. I’ll certainly comeback.

  2. I enjoy you because of every one of your effort on this site. Ellie really loves going through internet research and it’s really obvious why. Most people notice all concerning the lively ways you provide functional things through your website and improve participation from people on this matter plus our daughter is undoubtedly becoming educated a great deal. Have fun with the remaining portion of the year. You are always carrying out a fantastic job.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *