EL TRASFONDO DEL PRESUPUESTO

Desde el martes 8 que Arturo Herrera Gutiérrez, Secretario de Hacienda y Crédito Público, presentó al Legislativo el proyecto de presupuesto (el de la Ley de Ingresos y la miscelánea fiscal, y por supuesto, los criterios generales de política económica) , es mucho lo que se ha dicho y escrito de este conjunto de documentos, generalmente denominado como Paquete Económico. Tal pareciera que existe una competencia para criticarlo y que todos quisieran ganar el premio como el crítico más feroz de los documentales presentados. No todos los críticos, sin embargo, saben de qué están hablando y en muchos, lo que prevalece es la mala fe.

La elaboración de los criterios generales de política económica y los dos proyectos de esas leyes especiales (Presupuesto y Ley de Ingresos), siempre han sido objeto de estudio para muchos, porque muestran las verdaderas intenciones de un gobierno. Por mucho que se hagan declaraciones y se muestre solidaridad o simpatía hacia ciertos grupos o proyectos, recogerlos o no en el presupuesto, define si son o no, prioritarios para el Ejecutivo. Un viejo dicho anuncia que a los verdaderos amigos se les conoce en el presupuesto, y es cierto y también, que se les conoce a través de ese documento no por los sueldos o prestaciones asignadas, sino por el apoyo asignado para el cumplimiento y ejecución de sus programas.

Con el presupuesto, nunca quedan contentos todos. Eso sería imposible. El presupuesto significa todo el pastel que se repartirá y siempre, más de uno quisiera el 120 % del pastel para él mismo y eso, no es posible. Es el 100 % para todos y al repartirlo, nadie puede tener más que una parte del todo. 

Del total de dinero contemplado por el presupuesto, alrededor del 84 % no se puede tocar porque ya está comprometido, tal es el caso del servicio de la deuda o de obligaciones que por ley, deben respetarse como es el caso de las pensiones, por ejemplo. Es decir, son los gastos obligatorios del gobierno. Entonces, lo que puede asignarse es muy poco, menos de un quinto del total, dieciséis centavos de cada peso que se gastará. Para el año próximo se presupone un gasto de 6,695 billones de pesos, de los cuales alrededor de 5 mil billones constituyen los gastos obligatorios del gobierno y éste operará con 1.2 billones de pesos. 

Su en tiempos normales, eso resulta insuficiente, hoy lo es más: El año próximo, el gobierno recibirá menos y por tanto, podrá gastar menos, porque además, los compromisos ineludibles, no pueden disminuir. Y junto a ese panorama, las necesidades de gasto serán mayores por la pandemia y la coyuntura económica. A esos elementos, debemos sumar que el 2021 será un año electoral. Por eso resulta tan importante que este gobierno no haya adquirido más deudas y por eso es irresponsable que el gobierno estatal se haya endeudado más. 

El año próximo el gobierno deberá ser excesivamente cuidadoso con el gasto. Y lo que marca el presupuesto es que se destinará lo mismo en términos reales que este año, a educación, cultura, ciencia y tecnología y como apoyos al campo y a las empresas. 

Presenta recortes en la Presidencia y Hacienda, así como en el programa de Jóvenes construyendo el Futuro. Y se muestran incrementos al sector salud y en obras de infraestructura donde se ubican los megaproyectos del sexenio y apenas otras cuatro gotas derramadas de manera muy cuidadosa, hasta quirúrgica. En tal sentido, el presupuesto no contiene novedades y es la expresión exacta de lo que siempre se ha marcado como la prioridad del Presidente. 

Aunque se trate talvez, del presupuesto que más dificultades ha debido superar en su elaboración, es la expresión más acabada del purismo de la política económica y social lópezobradorista. A pesar de lo difícil de las circunstancias, busca avanzar en el propósito de construir un país más igualitario y continuar poniendo primero a los pobres. Y para la desesperación de los conservas, no recurre al endeudamiento adicional ni contempla ayudas a los grandes empresarios y aunque no se contemplan nuevos impuestos ni incremento de los existentes, tampoco contempla franquicias fiscales como muchos lo deseaban. Los documentos presentados al Legislativo, guardan la mayor congruencia con lo esperable por parte de Andrés Manuel. 

Lo dicho marca la gran seguridad de López Obrador en relación con sus ideas de conducción del país y con sus convicciones. Sus propósitos se cumplen con mayor o menor celeridad, según lo permitan las circunstancias, pero se cumplen. Seguramente jamás ha pasado por su mente, complacer los deseos de los neocones, pero en las circunstancias actuales, menos. Y marca además su compromiso con el cumplimiento de sus promesas de campaña transformadas en mandato por el voto popular. Su palabra, sin duda, vale y la honra. El desarrollo de México se logrará a través del apoyo a la economía popular, expandiendo el mercado interno y no cayendo en las recetas contenidas en el manual neoliberal. México debe ser un país cada vez más igualitario. 

Resultaría muy sencillo recurrir a la contratación de deuda nueva, pero eso significaría recortar más las posibilidades de libertad presupuestal para los siguientes años y el Presidente prefiere el camino de la responsabilidad financiera. No pierde la congruencia con sus ideales y sus compromisos con el pueblo. 

Ahora, lo que sigue es esperar los proyectos que presente el gobernador Peralta al legislativo local. Y ya podemos esperar lo que presentará y seguramente le aprobarán, pues para eso compró diputados, para tener mayoría en el Congreso. Pero no adelantaré vísperas, que presente sus proyectos y ya los comentaremos. Lo que sí sabemos ya es que las participaciones federales disminuirán. 

El presupuesto, conjuntamente con la ley de ingresos se constituye en un instrumento para construir igualdad. 

Y nuestro encierro que comenzó en marzo, cuando todavía era invierno, va volando a convertirse en doscientoscuarentena. En unos pocos días será otoño y el escribidor ya tiene a punto su carta a los Reyes Magos. No les pido un barbijo, les pido que nos traigan una vacuna. Parece que todavía no podrá ser así, pero yo la pido. Por cierto Astra Zeneca ya reanuda sus procesos de prueba de su vacuna. 

Es todo. Nos encontraremos pronto. Tengan feliz semana. 

Comentarios

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *